Una turista se sometió a una pedicura con peces y terminó de la peor manera

Una turista se sometió a una pedicura con peces y terminó de la peor manera
Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página




La Prensa

Australia Una joven australiana de 29 años, de nombre Victoria Curthoys, realizó en 2010 un viaje de vacaciones a Tailandia que lamentablemente le cambiaría la vida para siempre.

Durante su estadía de placer tomó la decisión de someterse a una pedicura con peces en una acción que, ante los hechos consumados, se transformó en la peor elección que podría haber tomado.

Vea más: Lengua se le puso negra después de accidente de tránsito Los peces “Garra rufa” que se encontraban en la pecera de agua en la que Curthoys metió los pies, cumplieron la función de alimentarse de la piel muerta realizando así una exfoliación natural.

Sin embargo el proceso le provocó una tremenda infección que le provocaría con el tiempo la pérdida de todos los dedos de su pie derecho.

De regreso de su viaje en Tailandia, dos años más tarde, comenzó a sentir dolores y los especialistas no tuvieron más remedio que amputarle el dedo gordo.

Lastimosamente el problema se incrementó, ya que el caminar ejerciendo presión sobre sus otros cuatro dedos le causó úlceras con nuevas infecciones que llevaron a la amputación definitiva de cinco de los dedos de sus pies.

Vea más: Médico extirpa por error un riñón sano a niño de tres años“Cuando estaba en Tailandia decidí ir a un spa de peces.

No pensé en nada malo cuando vi a que ponían el sistema a funcionar y todo parecía muy limpio, pero estaba muy equivocada” contó Victoria a través de su cuenta personal de Instagram, en la que comparte imágenes de su estado actual.

Así mismo detalló: “Tuve una infección en todos los huesos de los dedos de los pies.

Estaba mal todo el tiempo.

Cuando decidieron amputarme los dedos, me sentí aliviada porque iba a volver a mi vida“.




Déjanos Tu Comentarios

Close