Por qué las parejas que discuten se aman más que otras

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página




Las relaciones suelen comenzar con corazones y mariposas. Todo está bien y es perfecto. Usted está de acuerdo con la otra persona y se compromete. Pero, a medida que la relación va más allá de la “etapa de luna de miel”, empiezan a mostrar sus opiniones, diferencias y personalidades individuales. Es entonces cuando se experimenta una fluctuación en la armonía de la unión. La relación se pone prueba. Si se pueden tener argumentos saludables, se puede realmente aprender el uno del otro.

Discutir es una forma importante de comunicación. Muestra individualismo, diferentes perspectivas y la capacidad de enseñar el uno al otro. Las discusiones no son necesariamente un indicador de que hay problemas en una relación. La psiquiatra, Dra. Gail Saltz, del New York Presbyterian Hospital, explica que discutir bien requiere de habilidades que requieren tiempo en construirse. Aquí están cinco de sus sugerencias:

* No insista en tener razón.
* Hable tan pronto como sienta que la ira va aumentando.
* Escuche.
* Ajústese al tema en cuestión.
* Nunca diga algo de lo que pueda arrepentirse.

POR QUÉ LAS PAREJAS QUE DISCUTEN SE AMAN MÁS QUE OTRAS

Discutir no determina que una relación está sufriendo. Tener argumentos en realidad puede indicar que dos personas tienen sus propias ideas y opiniones individuales. Pueden llevarlos a la mesa y compartirlos de una manera saludable. Las relaciones que no discuten pueden estar apagadas y llenas de tensión, ya que ninguno de los dos partidos quiere compartir sus pensamientos para no herirse mutuamente. Puede quedarse todo atascado. La falta de discusión también puede expresarse como una falta de compromiso con la relación. Puede haber un problema con la confianza. Tal vez usted necesita hacerse las siguientes preguntas:

¿Está tan comprometido que puede expresar sus propias ideas? ¿Tiene miedo de superar los límites? En su relación, ¿puede mostrar realmente su yo auténtico? ¿Tiene miedo de expresar sus ideas y opiniones?

La Dra. Stephanie Sarkis, compartió en Psychology Today, que hay siete ingredientes para una relación sana y feliz, y discutir es uno de ellos. Ella continúa explicando: “Nunca he visto a una pareja sana que no discuta. Ellos nunca pelean, sin embargo – discuten. Si una pareja entra en mi oficina y me dice que nunca han discutido, hay algo que no está bien. Puedes discutir sin pelear. Discutir no es combatir – usted y su pareja declaran sus puntos de vista sin levantar la voz. A veces usted estará de acuerdo en no estar de acuerdo – y eso está bien. Averiguar cuáles son sus “no negociables” es importante. Ahora repiense esa lista. Me gusta el refrán: O puedes estar bien, o casado“.

Siempre habrá desafíos y conflictos en una relación. Una vez que las etapas iniciales pasan a la estabilidad y la longevidad, la gente tiende a caer en sus propios territorios de nuevo. Quieren ser escuchados y comprendidos, seguir sus pasiones y ser reconocidos por quienes son. Las parejas que discuten expresan sus deseos de ser escuchadas. Cuando se hace de manera constructiva, no se está peleando. Están expresando sus necesidades. Y las parejas felices se escuchan. En un momento de intensa discusión ambos se mantendrán firmes, y esto es un signo de respeto mutuo. Se puede respetar y mostrar vulnerabilidad.

Hay una diferencia entre pelear enfadado y expresar sus pensamientos verdaderos en una relación. Aprenda a elegir sus batallas. Comience a entender lo que es importante discutir y lo que se necesita olvidar. Elizabeth Gilbert, autora y oradora motivacional, lo dice mejor: “Puedes medir la felicidad de un matrimonio por el número de cicatrices que cada compañero lleva en sus lenguas, ganadas durante años de morder palabras de enfado“. Mantener la calma no siempre es una forma holística o saludable para crear confianza en una relación. Es un acto de valor para satisfacer a otro mientras se siente como un mártir al final. Por lo tanto, en una relación de confianza y amor se puede discutir sin estar enfadado. Se pueden mostrar diferentes lados de un problema.

Las parejas que discuten también tienen tendencia a ser apasionadas. Algunas parejas disfrutan del sexo después de una intensa discusión. Ellos se embarcan en este viaje de montaña rusa que les hace aumentan sus hormonas y la presión arterial. La experta en relaciones, la Dra. Pam Spurr, está de acuerdo en afirmar: “La manera en la que usted discute señala mucho sobre una relación. La pareja sabia reconoce esto y vigila cómo se tratan mutuamente en los desacuerdos. Subconscientemente, las disputas demuestran que usted se preocupa del otro incluso si durante la pelea se siente molesto hacia su pareja. Por ejemplo, muestra que usted quiere que su pareja beba menos y cuide de su salud. O quiere que llegue a tiempo para que ninguno de los dos esté estresado cuando se tenga que ir a algún lugar o se tengan cosas que hacer, etc.

El respeto mutuo, el amor, el compromiso, la compasión y la confianza son factores importantes de una relación sana. Como todo en la vida, se trata de moderación. Usted nunca debe insultar o faltarle el respeto a un ser querido. Puede indicar su punto de vista de una manera que ambas partes puedan escuchar. Cuando se es auténtico en una relación siempre puedes compartir lo que crees. Todo está en cómo presentar cualquier discusión.

La forma más verdadera de amor es cómo te comportas con alguien, no cómo te sientes con ese alguien.” ~ Steve Hall

Si le ha parecido interesante este artículo, por favor, COMPÁRTALO con sus amigos y déjenos un comentario. ¡Gracias!

Copyright © 2016 Conocer Salud




|ConocerSalud

Déjanos Tu Comentarios

Close