Comunidad chilena exige que sus residentes se extirpen el apéndice

Comunidad chilena exige que sus residentes se extirpen el apéndice
Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página




¿Te imaginas que te pidan que te extirpes el apéndice solo para poder vivir en tu ciudad? Eso es exactamente lo que deben hacer los residentes de Villa Las Estrellas, un pequeño asentamiento chileno en la Antártida, para vivir allí a largo plazo.

Para poder comprender un requisito tan extraño, primero necesitás saber algunas cosas sobre Villa Las Estrellas. En resumen, este lugar es probablemente lo más cercano que se puede llegar a experimentar la vida en otro planeta. Se encuentra tan lejos de la civilización humana y las condiciones climáticas son tan extremas que los posibles residentes deben pasar un examen psicológico muy exhaustivo para demostrar que pueden vivir aquí durante un largo período de tiempo.

En invierno, todo el lugar está enterrado bajo varios metros de nieve y las horas de luz diurna son reemplazadas por unos minutos de crepúsculo. La temperatura promedio es -2,3 grados Celsius, pero puede bajar a -47 en los meses de invierno, por lo que es casi imposible siquiera poner un pie fuera de las casas-container.

Villa Las Estrellas es actualmente el hogar de más de 80 habitantes, principalmente miembros de la fuerza aérea chilena y sus familias, y todas las personas mayores de seis años pierden su apéndice. El requisito de eliminar quirúrgicamente el órgano potencialmente problemático es una precaución. Debido a que esta ciudad helada se encuentra en la remota isla King George, a 120 km de la costa de la Antártida, con el hospital quirúrgico más cercano a más de 1000 km de distancia, la eliminación del apéndice de los residentes reduce el riesgo de una evacuación de emergencia.

Villa Las Estrellas en realidad tiene su propio hospital, pero está dirigido por un médico general que no puede manejar las cirugías de emergencia, y con los vientos aquí soplando con velocidades de hasta 200 km/h, granizo y otros fenómenos meteorológicos extremos, despegar un avión militar Hércules C-130 en una pista de grava puede ser bastante difícil.

“Debemos estar preparados para mantener a una persona con vida dos o tres días, el tiempo que normalmente toma un avión para despegar desde aquí”, dijo Sergio Cubillos, el comandante de la base aérea militar. Por esta misma razón, quedar embarazada en Villa Las Estrellas no está prohibido, pero se desaconseja.

Entonces, ¿por qué alguien viviría en un lugar como este? Bueno, Villa Las Estrellas fue fundada en 1984, durante la dictadura militar de Augusto Pinochet, como una forma de consolidar la presencia de Chile en lo que entonces se llamaba la “Antártida Chilena”. Las familias han estado viviendo allí desde entonces, y Chile sigue siendo uno de los dos únicos países (el otro es Argentina) en establecer familias enteras en la Antártida. Los otros 24 países presentes en el continente congelado solo operan investigaciones temporales y bases militares.

Hoy en día, las familias que deciden mudarse a Villa Las Estrellas y se les quita el apéndice, (incluso los niños mayores de 6 años), eligen hacerlo principalmente para obtener ganancias económicas. El gobierno chileno ofrece considerables incentivos financieros a los colonos dispuestos a pasar unos años en esta remota comunidad, y algunos les resulta difícil resistirse.




|Periodismo

Déjanos Tu Comentarios

Close