Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Boliviana de 118 años es ingresada por una dolencia que preocupa a su familia

Boliviana de 118 años es ingresada por una dolencia que preocupa a su familia
Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página




La Prensa

La Paz, Bolivia.

La boliviana Julia Flores, considerada una de las personas más longevas del mundo con 118 años, se encuentra ingresada en un hospital de su país por un problema de vesícula que preocupa a su familia, informó este jueves a Efe un familiar.

Rosa Lucas, sobrina de la conocida cariñosamente como mamá Julia, explicó que su tía fue ingresada la pasada noche en el Instituto de Gastroenterólogia Boliviano Japonés de la ciudad de Cochabamba.

Lucas detalló que la centenaria se encuentra en observación en el centro sanitario de esta ciudad boliviana en espera de pruebas médicas, por lo que podría permanecer entre dos y cinco días.

La mujer de 118 años, que suele mostrar un carácter alegre, se encuentra “decaída”, observó la sobrina, aunque la familia la acompaña en el centro sanitario y confía en su recuperación.

Mamá Julia, nacida el 26 de octubre de 1900, vive en Sacaba, una ciudad cercana a Cochabamba, con su sobrina, ya que no tiene hijos.

El año pasado en su cumpleaños se planteó la postulación al récord Guinness como la mujer más anciana del planeta.

Lea: Varias ofertas por figura del rey Felipe que el comprador tendrá que quemarEl Grupo de Investigación en Gerontología (GRG en sus siglas en inglés) no incluye a la boliviana en su listado, que encabeza la japonesa Kane Tanaka con 116 años entre un total de 37 personas en todo el mundo con más de 112.

Julia Flores, que solo habla quechua, es conocida en Bolivia y el exterior por su jovialidad, con una imagen típica suya tocando el charango, un instrumento similar a una pequeña guitarra, rodeada de sus perros y gatos.

La centenaria, aunque es amante de refrescos y dulces, lleva una alimentación natural con productos como papas, maíz y carne y, pese a este problema en la vesícula, habitualmente suele gozar de buena salud.

No obstante, su familia advierte que por su avanzada edad le cuesta escuchar, ver y caminar sin ayuda, aunque no le guste depender de otros.

Texto y foto de EFE.




Déjanos Tu Comentarios

Close